Por Tom Sarac

Las plantas acuáticas vivas tienen muchas cualidades que ofrecer a cualquier persona que tenga un acuario. Se puede elegir entre muchas especies distintas, desde muy fáciles a más difíciles de cuidar. Sin importar la rusticidad de una planta, indudablemente será más beneficioso para su acuario contar con plantas acuáticas.

La selección de las especies adecuadas comienza por saber qué peces se criarán y la composición química básica de su fuente de agua: pH, KH y GH.  De hecho, existen varias plantas acuáticas resistentes que pueden tolerar una amplia gama de condiciones, tanto de composición química del agua como de iluminación. Muchas de las especies se desarrollan bien con un suplemento alimenticio líquido para plantas y crecen con poca luz.

La siguiente lista presenta nuestras recomendaciones básicas para plantas acuáticas resistentes que pueden marcar la diferencia entre un acuario que luce fantástico y uno común y corriente:

Anubias nana (Anubias sp.)

Esta anubias enana de origen africano presenta llamativas hojas de color verde oscuro. No requiere sustrato para crecer y, de hecho, se puede sujetar a piedras o trozos de madera. Desarrolla raíces y se arrastra con tenacidad a lo largo de superficies duras, sujetándose con su fuerte sistema de raíces resistentes. Esta es una planta durable, fácil de mantener, de hojas duras y que puede soportar cíclidos, caracoles y algunos plecos.

Elegimos esta planta como la número uno en términos de resistencia gracias a que puede vivir con bajo nivel de luz y prefiere desarrollarse en superficies duras. No es necesario agregar nutrientes; no necesita alimentación. Las condiciones de agua teñida de aspecto natural no la afectan; la hemos visto crecer bien, de forma lenta, con luz ambiente normal sin una fuente de luz en la parte superior.

Cryptocoryne willissii (Cryptocoryne sp.)

Esta planta resistente, originaria de Sri Lanka, crece en grupos apretados con hojas de un agradable tono verde oliva oscuro. La masa sustancial de las raíces se desarrolla mejor en arena; de hecho, la arena que contiene algo de arcilla puede favorecer un mejor crecimiento. También tiende a desarrollarse bien en sustratos para plantas con base de tierra para acuarios. Al igual que otras criptocorinas, se propaga desplegando tallos rastreros. Esta planta prefiere pequeños cambios periódicos de agua; los grandes cambios de agua pueden perjudicar su velocidad de crecimiento o provocar la muerte de algunas partes de la planta.

Se desarrolla con bajos niveles de luz y puede alcanzar una altura de unas 6 a 8 pulgadas (de 15 a 20 cm), lo cual es relativamente grande para una Cryptocoryne. Esto también permite utilizarla como planta de segundo plano en acuarios de 15 a 18 pulgadas (de 38 a 45 cm) de altura.

Echinodorus bleheri (planta espada amazónica)

Esta planta central clásica, comúnmente conocida como la planta espada amazónica, crece mucho y requiere espacio. Algunas veces presenta unas 30 o 40 hojas grandes y anchas con tallo. Es originaria de América del Sur, crece con niveles bajos a medios de luz y puede extraer la mayoría de sus necesidades de nutrición del sustrato.

Una buena práctica con esta planta es podarla periódicamente y cortar con cuidado los tallos de las hojas que comienzan a marchitarse; esto guiará la energía de la planta a fin de mantener las hojas sanas. Es importante asegurarse de no enterrar la corona de la planta en el sustrato al plantarla.

Ceratophyllum demersum (milhojas de agua)

Esta planta sin raíces, comúnmente conocida como milhojas de agua, tiene que considerarse una de las mejores plantas flotantes para ofrecer refugio a especies de peces tímidos y para proveer escondites a los peces bebé.

La milhojas de agua se propaga y crece desarrollando brotes laterales que pueden llegar a medir 1 pie (30 cm) o más. Si se deja flotando en la superficie, esta planta también puede servir para crear las condiciones de iluminación tenue que prefieren muchos peces y para ayudar a controlar las algas.

Vallisneria gigantean (vallisneria gigante)

Esta especie, ideal para acuarios grandes y altos, presenta hojas de color marrón rojizo a verde oscuro semejantes a una larga cinta. La Vallisneria sp., en general, puede obtener sus necesidades de carbono de los carbonatos presentes en el agua (no muchas plantas lo hacen de manera tan efectiva), lo cual también significa que se beneficiará si el agua contiene carbonatos (se desarrolla bien en aguas moderadamente duras con pH alcalino). El fuerte sistema de raíces de esta planta prefiere la grava fina o la arena gruesa. Se propaga con rapidez mediante tallos rastreros en condiciones ideales. La iluminación puede ser de nivel moderado a medio; no necesita iluminación fuerte.

Esta planta puede crecer hasta más de 2 pies (60 cm) de longitud y es una elección ideal para el fondo de acuarios grandes y altos. Evite enterrar la parte inferior blanca de la corona, sumerja solo las raíces en el sustrato. Esta especie de vallisneria es resistente y constituye una elección excelente para acuarios que se mantienen con condiciones de aguas duras y alcalinas.

Vesicularia dubyana (musgo de Java)

Esta planta altamente adaptable se asemeja a una alfombra de musgo ya que se aferra a todas las superficies sólidas del acuario. Habitualmente se usa un trozo de madera o rocas decorativas específicas para adherirla inicialmente. Se pueden utilizar precintos plásticos, broches plásticos, hilo de pesca monofilamento y otros objetos inertes para amarrar macizos de musgo de java. Luego, por lo general, solo se requiere paciencia.

Esta planta prefiere niveles de luz bajos a medios. Una vez que el musgo de Java comienza a propagarse, deberá volver a recortarlo para mantener el aspecto y el efecto que desee crear. Esta planta singular también actúa como filtro al atrapar residuos y desechos orgánicos para una fácil eliminación. El musgo de Java también es excelente para contener peces beta.

Microsorum pteropus (helecho de Java)

Esta planta resistente es originaria del sudeste asiático. El helecho de Java crece sobre rocas y sobre madera. Simplemente sujétela (con broches plásticos, hilo de pesca monofilamento, etc.) y tenga paciencia, ya que es de crecimiento lento. Se desarrolla bien con iluminación baja a moderada y tolera bien el agua coloreada con té natural. Las hojas tienen forma de helecho irregular, lo cual añade un toque agradable a una estructura de madera o roca.

Estas siete plantas acuáticas vivas son excelentes opciones para principiantes o para acuaristas que buscan especies de plantas resistentes, rústicas y con bajo mantenimiento. Recuerde que siempre es más beneficioso para su acuario tener plantas acuáticas.